Viaje Etéreo

El psíquico es capaz de abandonar espiritualmente su cuerpo para investigar los alrededores, siendo insustancial e invisible totalmente.
Coste: 5.
Prerrequisitos: Don, Éter y 10 rangos en Sentir.
Beneficio: El psíquico abandona su cuerpo, volando a una velocidad de 100 metros por asalto, completamente invisible e insustancial, salvo que aquellos personajes con los que tropiece o atraviese sentirán un profundo escalofrío. La única salvedad a esto son los campos de alta energía, como pantallas, generadores, soles… que son imposibles de atravesar. Otro viajante etéreo puede detectar y comunicarse con otro viajero, y es posible el combate espiritual, aunque los únicos poderes permitidos en este estado son telepáticos.
En este estado ve su entorno difuminado y distorsionado, sin otro sentido que el de la vista y el oído penalizando las pruebas de Escuchar, Investigar y Observar en -4.
Un viajero etéreo puede ser detectado por un vidente si está dentro de su ángulo de visión. El director de juego hará una prueba de Videncia con una CD de 20 para que vea una parte de su espíritu durante un breve momento. Qué haga con esa información es cosa suya.
Para volver a su cuerpo y despertarse, el viajero debe volver a posarse sobre el mismo. Si desea volver inmediatamente a su cuerpo o se queda sin puntos de poder, recibirá 1d6 puntos de daño por cada kilómetro de distancia respecto a su cuerpo.
Alcance: Personal.
Tiempo: Entrar en un estado de Viaje etéreo lleva 1 minuto y durante todo el tiempo que se permanezca así el personaje aparece como dormido, no respondiendo a ningún estímulo y estando efectivamente indefenso.
Gasto: 3 puntos de poder cada 10 asaltos (1 minuto).