Damon Bryant

Aspecto: Damon es un joven de aspecto saludable que mide metro setenta y pico y parece absolutamente normal. Su pelo castaño es lacio y lo lleva con raya al medio en una media melena de niño bueno. Sus ojos son marrón dorado y transmiten la misma sensación de inocencia y curiosidad desmedida que un cachorrillo de golden retriever. Viste de una manera adecuada a la situación, no teniendo un estilo propio que imponer a su aspecto. Si espera hacer un largo viaje usará un vaquero y camiseta de manga larga con jersey y unos tenis, mientras que si va a estar en un ambiente de alto nivel no dudará en desempolvar un traje de chaqueta y unos brillantes zapatos.

Personalidad: joven y excitable, Damon es una buena e ingenua persona a la que le ha tocado uno de los periodistas más dinámicos de la Costa Este. Está deseoso de aprender y ser uno de “los grandes”, y quizá tener su propio programa de entrevistas o columna. Es un idealista que cree en las grandes virtudes americanas: libertad, justicia e ingenuidad. No está preparado para enfrentarse a la dura realidad y a que las cosas no son blancas y negras en la vida. Es especialmente negado en sus relaciones con las mujeres, ya que pese a ser fluido y guapo les tiene un terror absoluto debido a un incidente que tuvo con una compañera de colegio, que acabó con sus pantalones en los tobillos y su cara en el barro.

Historia: Nacido en Denver, Colorado, en 1987, Damon creció en una familia de cinco hermanos en la que todo se compartía, el dinero no sobraba; pero eran extrañamente felices. Era una rata de biblioteca que pasaba el día leyendo comics de sus hermanos y amigos, jugando a todos los videojuegos que se le acercaban (especialmente el Legend of Zelda, del que es fanático) y disfrutando de toda la literatura de ficción que encontraba en las bibliotecas.
Gracias a sus excelentes resultados académicos recibió una beca para estudiar fuera. Fue aceptado en Columbia y allí fue apadrinado por los doctores de periodismo por su gran pluma y particular estilo. Su meteórico ascenso le ha llevado a obtener una beca de prácticas que puede terminar en un contrato indefinido tras un año, si logra hacer feliz a alguien tan famoso y experimentado como Ulysses Reed.
Ya se está resignando a ser un "virgen eterno" ya que ni tuvo tiempo ni encontró a la mujer adecuada, eso tras intentar ser alguien tanto en el instituto como en la universidad tocando como guitarrista y cantante en dos grupos amateur: The Futures y Happy Hazard. Lo único que atrajó fueron chicas insustanciales o que le pusieron los cuernos con el bajista y tiró la toalla al entrar en periodismo.


Frases: "Ulysses pasó de escribir sobre el momento a crear el momento… por lo que se puso quince kilos de músculo entre pecho y espalda."