Aptitudes

Llegados a este punto de la creación del personaje, se debe dar prioridades a cada una de las cuatro aptitudes generales: Combate, Potencial, Habilidades y Dotes repartiendo 20, 15, 10 y 5 puntos entre ellas. Este paso de repartir prioridades es bastante sencillo de superar si se tiene un Concepto y Detalles claros para el personaje.

Si durante el reparto de alguna de estas Aptitudes te sobran o no te hacen falta hasta un máximo de 2 puntos de personaje, puedes pasarlos a los Puntos Libres que podrás invertir más tarde para redondear tu personaje.

Ejemplo: Lucas quiere que Jack sea un personaje que no se encuentre en desventaja en ninguna situación, por lo que reparte 20 puntos en Habilidades, que sumados a los 9 extra por ser humano le llevan a 29 puntos de personaje. Luego piensa que siendo piloto y soldado, un 15 en Combate no vendrá nada mal y que 5 puntos en Dotes serán más que suficientes para ser el rey de los cielos, dado que es humano y obtiene 9 adicionales para un total de 14. Deja su Potencial (Puntos de Vitalidad) con unos más que respetables 10 puntos, deduciendo con acierto que si su caza es alcanzado probablemente no vivirá para contarlo.